14 d’octubre 2016

Pequeños detalles

Días de lluvia que me hacen escribir, casi sin querer.

Voy por la calle observándolo todo, como una niña pequeña que no quiere perderse nada. Que busca los porqués a las cosas que no tienen. Como si no tuviera una vida para descubrirlo, como si el tiempo huyera para no volver. Y mi corazón late fuerte, lo siento y me llena de energía. Me dice que estoy viva, que disfrute de los pequeños detalles que pasan desapercibidos. Porque todos miramos las mismas cosas, pero pocos ven de verdad. 

Me ilusionan y me hacen feliz cosas extrañas, detalles insignificantes, momentos fugaces, canciones tristes, las gotas de agua sobre un banco, una pareja que se abraza, respirar el aire frío, una hoja que cae justo delante mi ... y soy así de sencilla o complicada, quien sabe. Pero lo vivo todo con el 100% de mí, con todo lo que conlleva, con sus pros y sus contras. Y siempre busco ese porcentaje y no paro hasta encontrarlo, porque la vida está hecha para vivirla al máximo, porque sino no, no estás viviendo, estás sobreviviendo.

 Río de cosas tontas, sonrío a los obstáculos y tengo ganas de llorar cuando las cosas salen bien. Salgo a entrenar dispuesta a todo, sin miedo a nada. Porque los miedos nos limitan y nos hacen ser personas que no somos. Y yo se quien soy. 

Corro por la calle, mirando a la gente estresada preocupada por problemas graves, que no lo son tanto. Disfruto de cada detalle que me toca y sonrío sin querer. Porque no se donde estaré mañana, ni cómo será mi futuro. Pero sigo con una sonrisa diciendo hola, adiós y gracias a las cosas que vienen, se marchan y vendrán. Y todo gira, y en algún momento pareció que la rueda se paraba y no podías respirar, pero abres los ojos y ves que eres tú quien ha parado, no ella. Y sigues hacia adelante porque si miras al horizonte sentirás que todo es posible, porque lo es. 

Ingrid Pino Creixenti 

Sigue mi día a día en:

Instagram- Facebook -YouTube -Twiterr


Publica un comentari a l'entrada

On m'ha portat l'atletisme

On m'ha portat l'atletisme